MENU

Venezuela atada a los hombres de Castro

Venezuela también se ha convertido en el financista de préstamos a Cuba como el crédito chino por más de 5 mil millones de dólares para la modernización de la refinería de Cienfuegos, en la que Pdvsa tiene el 40%, y que está garantizado con suministro de crudo venezolano.

Cartelera de un centro de asistencia de médicos cubanos en Caracas | Foto: AP

Cartelera de un centro de asistencia de médicos cubanos en Caracas | Foto: AP

A cambio son nulos los beneficios económicos que obtiene Venezuela de la isla y el beneficio del truque de “mano de obra” por petróleo bastante dudoso. La exportación de servicios profesional -en una modalidad de explotación laboral por parte del gobierno cubano, que cobra por cada profesional mucho más de lo que les paga y de lo que costaría contratar venezolanos- ha sido rechazado por otros países como Brasil.

En base a cálculos de 2010, Ramón Guillermo Aveledo, coordinador de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), indicó en marzo pasado que “cada médico cubano gana 1.200 bolívares, lo que equivale a 230 dólares a cambio de Bs.4.30, el gobierno cubano se queda con un total de 130.000 dólares por cada médico enviado anualmente”.

Mesa-Lago estimó que ese año Venezuela pagó unos $5.432 millones de dólares en servicios profesionales, “un promedio de $135.800 anual por profesional, 27 veces el salario promedio de un médico venezolano”.

Sin embargo, el gobierno chavista nunca ha tenido expectativas de obtener compensaciones económicas de La Habana sino políticas. Y en este terreno los hermanos Castro han servido a sus propósitos de mantener un poder hegemónico y bloquear a la oposición.

La historiadora Margarita López Maya, quien inicialmente simpatizó con algunas propuestas de Chávez, resaltó la enorme influencia de La Habana. “Hay una alianza política que se expresa en el Alba y una alianza doctrinaria. Aquí se imparten unas doctrinas que está perfectamente ligadas a lo que ha sido el régimen cubano y el tipo de gobierno y Estado. Esta direccionalidad bastante totalitaria que tiene el Estado cubano hoy en día se expresa también en el gobierno venezolano”.

Invasión consentida

Maduro y Raúl Castro han consolidado la alianza creada entre Chávez y Fidel|Foto: AP

Maduro y Raúl Castro han consolidado la alianza creada entre Chávez y Fidel|Foto: AP

Los cubanos saben casi todo de los venezolanos pero los venezolanos desconocen el alcance de la presencia cubana en el país. La isla no solo controla su sistema de identificación, sus cédulas de identidad y sus pasaportes, sus registros y notarías, sus puertos, aeropuertos y sus puntos de control migratorio; también está al tanto de información militar, de seguridad y defensa, y de inteligencia clave.

Miles de cubanos manejan también los servicios de asistencia social. En 2012, el presidente Hugo Chávez precisó que en Venezuela había 44.804 cooperantes cubanos colaborando en siete programas: 31.700 en salud (11 mil médicos, 4.931 enfermeros, 2.713 odontólogos, 1.245 optometristas y 11.544 no especificados), 6.225 en deporte, 1.905 en cultura, 735 en actividades agrícolas, 486 en educativas y 54 en atención a discapacitados.

Entonces, el mandatario se refirió a los técnicos que trabajan en el sector eléctrico pero no precisó la cantidad. Tampoco habló de los cooperantes de la Misión Vivienda ni de los centenares que trabajan con compañías cubanas asentadas en el país y que están enquistados en la administración pública o de los empleados de las empresas mixtas venezolano-cubanas, creadas en el marco de los acuerdos del Alba. Y ni una palabra en su reporte sobre la presencia de militares cubanos.

Pero aunque se oculte la cifra total y los cubanos procuren un bajo perfil, para nadie es un secreto que hay muchos más cubanos en el país de lo que oficialmente admite el gobierno y que su presencia y su campo de acción se amplió significativamente tras la reelección del presidente Hugo Chávez en 2006.