MENU

¿Todo depende del orgullo de Putin?

Es la hora de la adversidad: la crisis monetaria rusa tendrá enormes implicaciones en el futuro inmediato de ese país que serán aún peores si no se toman decisiones acertadas en este momento. Vladimir Putin despilfarró la oportunidad de reducir la dependencia del gas y el petróleo e imprimir un carácter moderno a la economía de Rusia. Ahora enfrenta las consecuencias: el desplome de los precios del crudo y el efecto de las sanciones internacionales como consecuencia de sus zarpazos a Crimea y Ucrania. ¿Qué puede hacer? ¿Reconocer sus errores y tratar de restablecer buenas relaciones con Europa y Estados Unidos? ¿O refugiarse en una actitud hostil a costa del padecimiento del pueblo ruso? Perspectivas en Financial Times

Previous post:
Next Post: