MENU

Putin aprieta y también ahorca

El gobierno ruso no solo hace movidas espectaculares: también cuida los detalles en su estrategia de control. Una nueva ley limita las transferencias de dinero de personas naturales anónimas a organizaciones civiles y prohíbe las que se hacen entre personas sin identificar identidad. Esto, que parece una norma razonable en la lucha contra el terrorismo y el lavado, tiene una motivación política: entorpecer la recolección de fondos de políticos rivales y de grupos molestos. La situación en Global Voices