MENU

Mundo sin minas, mundo mejor

Loading the player ...

Sin redes sociales ni recursos económicos logró impulsar un importante cambio en el planeta. Armada con su voluntad sumó apoyos hasta lograr que en 1997 muchos países firmaran la Convención Internacional por la Prohibición de las Minas Antipersona, también conocida como el Tratado de Ottawa. Jody Williams fue la organizadora de un tenaz movimiento para concientizar sobre la amenaza que representa el uso de estas bombas que no distinguen entre civiles y militares, entre malos y buenos: la guerra se acaba, pero la mina sigue ahí.

Williams, profesora estadounidense y activista, tuvo un rol determinante en la conformación de la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Antipersona, una coalición de organizaciones civiles que en 1992 decidió enfrentar a los más poderosos ejércitos: Estados Unidos, Rusia y China defendían el uso de las minas. Pero los pequeños, organizados y con la incansable Williams al frente, se impusieron sobre los grandes intereses económicos y militares.

162 naciones han firmado el tratado, la cantidad de víctimas se ha reducido de manera drástica y Williams y su equipo fueron reconocidos con el premio Nobel de la Paz.

Este es el relato de una de las campañas más sorprendentes de la historia.