MENU

México en manos del narco

La masacre de los estudiantes en Iguala no puede ser vista como un espantoso hecho aislado. En su contexto real es la consecuencia de años de impunidad en la relación del poder político con el poder del narcotráfico. Los capos del narco quieren ir más allá de su negocio principal y a través de la barbarie buscan controlar hasta la administración de estados y municipios. Y los sicarios de Guerreros Unidos quisieron dejar muy en claro a las organizaciones sociales quién manda en el lugar. Un análisis de El País