MENU

Me quedo en La Habana

Fueron a estudiar, a ampliar su formación en el área de salud y ahí se quedaron: enganchados al estilo de vida cubano o simplemente porque no han podido homologar sus títulos en su país natal y el tiempo ha pasado. Son costarricenses formados en Cuba, que trabajan en hospitales de la isla y que no saben si un día van a volver a Costa Rica. “La gente vive libre, y no tiene miedo a que venga un ratero y lo asalte o que venga un drogadicto y le quite el celular; es que no, no hay”, dice una de ellas en este reportaje de La Nación

 

Previous post:
Next Post: