MENU

La buena gerencia del Papa

Un grupo de expertos en banca y finanzas fueron citados al Vaticano apenas unos meses después de la renuncia de Benedicto. Allí, en un salón de reuniones el Papa Francisco les explicó su preocupación: para que el mensaje espiritual sea creíble, las finanzas de la Iglesia deben serlo también. Tras siglos de secretos e intrigas, ya era hora de abrirse a los ojos del público. Y les explicó su misión: el Vaticano debe hacer dinero no para engordar más sino para poder trabajar más a favor de los pobres. ¿Cómo lo harán? Los expertos hablaron con la revista Fortune