MENU

Fútbol: así se amañan partidos

El elemento clave es el recadero, también llamado “runner”. Se trata generalmente de un jugador o ex jugador, alguien con suficiente confianza con el plantel como para plantear el negocio: hacer algo para perder el partido. Se transa por alguna acción en particular, no por jugar mal. Cometer un penal, por ejemplo. Y no son muchos los que pueden participar en la trama porque se corre el riesgo de ser descubiertos. Un abogado español ha estudiado la mecánica de la trampa en el fútbol y la explica en El Mundo