MENU

Espiando al prójimo: hay más

Si lo que ya conocemos sobre la Agencia Nacional de Seguridad era lo suficientemente escandaloso, ahora se añade un nuevo capítulo no menos alarmante a esta historia: millones de fotografías privadas intercambiadas por correo electrónico y redes sociales han sido interceptadas en el marco de estas labores de inteligencia muy cuestionadas en Estados Unidos. Un vacío legal, sin embargo, deja la puerta abierta. El caso en El País