MENU

En la tienda no

Mientras se diversifica la tecnología con la cual las tiendas monitorean la conducta y hábitos de compras, la respuesta del público no deja de ser sorprendente: un tercio de los adultos estadounidenses que hacen compras en línea señala que podrían dejar de comprar a firmas que rastrean sus datos; pero los descontentos aumentan hasta casi la mitad si se trata de monitoreo dentro de los locales del mundo material. ¿Por qué molesta más si es en persona? Parece que todo se resume a un viejo condicionamiento. La información en Quartz