MENU

El padrecito Correa

Un fantasma recorre a Latinoamérica: el de los presidentes que buscan atornillarse en el poder hasta el fin de sus días. Hugo Chávez abrió la compuerta y enseñó el camino: reformar la Constitución. Alvaro Uribe quería imitarlo pero las instituciones le pusieron freno. Pero Rafael Correa, en Ecuador, fue un buen alumno y está empeñado en entregarle a la patria una segunda independencia. Es un patriarca redentor y quienes se oponen a sus planes siempre serán castigados. Un análisis en El País