MENU

El Banco Vaticano expía sus culpas

El Papa Francisco se ha movido con celeridad para enfrentar dos grandes problemas terrenales: los abusos sexuales contra menores cometidos por miembros de la Iglesia y los desmanes financieros del Instituto para las Obras de Religión, mejor conocido como el Banco Vaticano. Con un turbio historial, el IOR atraviesa por un proceso de limpieza ordenado por Francisco que ya arroja el cierre de 3.000 cuentas sospechosas y la detención de personajes como el llamado “Monseñor 500”. Más detalles en El País