MENU

Ébola, ¿castigo de Dios?

No ha sido de gran ayuda la posición asumida por la Iglesia ante la epidemia de Ébola en Liberia. Aparte de algunos mensajes sobre prevención, los sacerdotes se han dedicado a infundir más terror entre la población con sermones en los que se habla del virus como un castigo divino a consecuencia de la corrupción y la depravación. Lewis Zeigler, el nuevo arzobispo católico, aseguró que Dios está castigando al país por una de sus mayores acciones contra la moral: la homosexualidad. El discriminatorio panorama en Foreign Policy