MENU

Desigualdad

Un fascinante experimento con monos demuestra que la indignación ante un trato injusto o desigual no es un sentimiento exclusivamente humano