MENU

Cataluña libre… ¿y quebrada?

Más allá de las legítimas –o no- aspiraciones de sus ciudadanos, la independencia de Cataluña tiene enormes implicaciones económicas. Y no son precisamente buenas noticias. Los negocios no se andan con sentimentalismos ni nacionalismos y con una Cataluña separada de España, fuera de la Unión Europea y teniendo que hacerse cargo de lo que hoy se ocupa el gobierno central, las proyecciones son críticas. Incluso la mera posibilidad de que esto ocurra envía señales negativas. Al menos así se describe en este análisis de Expansión