MENU

Todos mentimos, esa es la verdad

Loading the player ...

¿Hasta dónde llega nuestra capacidad para hacer trampas, para mentir? Al parecer, no tiene límites. Ejemplos célebres, muchos. Veamos tres: Bill Clinton sobre sus relaciones con Monica Lewinsky; Hugo Chávez sobre su enfermedad y Lance Armstrong acerca del uso de drogas para mejorar su rendimiento. Ellos no son la excepción. Usted miente, todos mentimos desde temprana edad y con el paso del tiempo vamos refinando esa habilidad. ¿Cómo podemos vivir así? Los casados se mienten entre ellos una de cada diez veces que hablan. Un adulto promedio puede mentir entre 10 y 200 veces al día. Es la pura verdad: aquí se la contamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.