MENU

“Tocado” por la Mara

Equivale a una sentencia de muerte. Tarde o temprano. O a una vida –larga o breve- en un infierno de violencia. Niños de 10, 11, 12 años son reclutados a la fuerza por esta pandilla salvadoreña que ya actúa como una trasnacional del crimen. Por eso huyen los chicos con y sin sus madres, buscando refugio donde mejor se les ocurre: en Estados Unidos. Pero allá también opera la Mara y la travesía es larga y peligrosa. Aún así, es su mejor opción: tal como Bryan, cuya historia se cuenta en este blog de Financial Times 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.