MENU

Religiosos bajo sospecha

En febrero los Legionarios de Cristo presentaron un comunicado público en el cual aceptaban y lamentaban lo que tanto negaron: el abuso de seminaristas menores de edad. “Los actos inmorales con hombres y mujeres adultos, el uso arbitrario de su autoridad y de bienes, el consumo desmesurado de medicamentos adictivos…”. Las acusaciones de pederastia contra su fundador Marcial Maciel pusieron a la congregación en terapia intensiva: ahora quieren demostrar que han cambiado. ¿Podrán? Un buen reportaje en la revista Gatopardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.