MENU

Poder sin armas

Loading the player ...

¿Ha escuchado usted el término poder blando? Fue acuñado por el politólogo Joseph Nye y no es más que la capacidad de persuasión o seducción que posee una nación. En pocas palabras, es el poder que hace que los demás residentes de distintas partes del mundo se enamoren de ese país y quieran visitarlo, conocer su cultura, disfrutar de su gastronomía, ahorrar para estudiar en una de sus universidades o apreciar su arte. El producto final es la admiración que, a su vez, termina generando respeto. Pero, ¿cómo lograrlo? Esa influencia no se consigue fácilmente, ni porque tengas mucho dinero. No se logra por decreto ni por comité. Lo han alcanzado países como Estados Unidos, Francia y Reino Unido. Mientras otros continúan en la búsqueda, como China.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.