MENU

Líos de familia

Ser jefe de estado no es tarea sencilla. Y si encima se entromete la familia, los dolores de cabeza pueden ser monumentales. Si no, que se lo pregunten a los presidentes Ollanta Humala y Rafael Correa. Parece que gobernar a una familia puede ser a veces más latoso que dirigir un país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.