MENU

La paz carioca entra con sangre

La pacificación de las favelas de Río de Janeiro ha sido más bien una lucha por el control de los espacios: los narcos se mudan, la policía se instala. Y para los habitantes de esas zonas se convierte también en la sustitución de un terror por otro. El gobierno quiere una ciudad más segura de cara al Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos, pero en ese empeño podría estar atropellando a su propia gente. Una crónica de lo que allí sucede en El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.