MENU

La mala cara de Messi

Él solo quería jugar fútbol. Pero terminó enredado en la opresiva red de los anunciantes, los grandes contratos, los millones de euros, los manejos de su padre con el dinero, las presiones de la prensa, de Barcelona, de Argentina. Y, por supuesto, de la FIFA. Eso es lo que plantea este buen texto cuya lectura aproxima a la respuesta a una pregunta que se hicieron quienes vieron la final del Mundial: ¿por qué esa expresión de Messi al recibir el Balón de Oro? ¿Era solo un arrebato de mal perdedor? Póngase en sus zapatos con esta pieza reproducida en Semana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.