MENU

La droga “santa” de Hezbolá

Lo saben los políticos, la policía y todo el mundo. Pero nadie quiere o puede hacer nada: la milicia de Hezbolá controla la mayoría de las plantaciones de cannabis y la producción de hachís en la frontera entre el Líbano y Siria. El conflicto en este país, donde Hezbolá interviene a favor del presidente Bashar Assad, ha permitido que la marihuana y el hachís producido en Líbano circulen con mayor libertad por Jordania, Irak, Dubai y atiendan la alta demanda de la propia Siria, donde la guerra ha disparado el consumo de estas drogas. Desde el lugar un trabajo en The Daily Beast

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.