MENU

Estados Unidos: que torturen lo normal

Esta es, por supuesto, una perspectiva desde el ala conservadora de la política estadounidense. Para la columnista Jennifer Rubin el uso de ciertas técnicas consideradas como torturas está justificado: por ejemplo, eso que se conoce como waterboarding, en el que el prisionero es sometido a una experiencia cercana al ahogamiento por inmersión. Pero no es solo ella: el ex vicepresidente Dick Cheney también. Y, según varios sondeos hechos desde el año 2007, cada vez más estadounidenses se convencen de que si se trata de luchar contra el terrorismo, un poco de tortura es válida. Opiniones y encuestas en The Washington Post 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.