MENU

Espías buenos, espías malos

Estados Unidos acusó a un grupo de militares chinos de espionaje. Estos oficiales, identificados y fotografiados, penetraron los sistemas informáticos de empresas vinculadas a la energía nuclear y solar y robaron información valiosa. La sorpresiva reacción de Washington tiene consecuencias inmediatas y plantea, además, una discusión: ¿cuál es la diferencia entre espiar esgrimiendo razones de seguridad nacional y hacerlo por intereses económicos? El caso en La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.