MENU

Escasez: la maldición de no tener

Loading the player ...

Abrumados por la falta de tiempo, de dinero o de amigos tomamos las peores decisiones: nuestro cerebro ya no funciona bien, dejamos de pensar con claridad. La sensación de lo que falta nos aplasta, consume toda capacidad de raciocinio y nos hace más pobres. Comprender este mecanismo ayuda a romper el ciclo perverso de la escasez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.