MENU

Encriptar o no encriptar

Las grandes empresas de tecnología y comunicaciones en línea están apostando a la encriptación de datos para que sus usuarios se sientan más confiados y a salvo de la mirada ajena. Pero lo que desde una óptica parece una gran ventaja, desde la perspectiva conservadora luce de otra manera: la encriptación es una habitación cerrada y segura en la que terroristas y otros criminales trabajarán a gusto, lejos del alcance de las leyes. ¿Eso debe continuar o ya es tiempo de detenerlo? Argumentos para la discusión en The Washington Post

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.