MENU

El “ratón” de Douglas

douglas2home

El 9 de diciembre de 1968 un grupo de expertos en computación vieron el funcionamiento de un dispositivo que permitía mover un cursor a lo largo y ancho de una pantalla. Ese día, en San Francisco, el “mouse” se presentó por primera vez al público y las explicaciones estuvieron a cargo de su creador, el ingeniero Douglas Engelbart.

La jornada marcó un hito en la historia de la computación porque en esa conferencia Engelbart presentó otras innovaciones muy adelantadas a su tiempo: el uso de enlaces virtuales entre archivos de diferentes tipos, un sistema operativo con múltiples ventanas que soportaba una videoconferencia y otras cosas que hoy son de uso cotidiano.

En 1950, casi inspirado por su reciente compromiso matrimonial, Engelbart –a sus 25 años- reflexionaba sobre su futuro y las ansias de hacer algo importante. Y entre sus decisiones estuvo trabajar para crear herramientas cada vez más efectivas que ayudaran a la humanidad a ser mejor. Y en esa época en la que una computadora era del tamaño de una habitación, fue uno de los pocos que pudo vislumbrar un futuro de computadoras de uso personal.

Engelbart se doctoró como ingeniero electrónico en 1957 y entró a trabajar al Stanford Research Institute, en investigaciones que eran financiadas por Arpa, la agencia del Departamento de Defensa que impulsó la creación de Arpanet, el antecedente de Internet. La NASA le pidió al equipo de Engelbart que revisaran y probaran métodos y herramientas para interactuar con las computadoras. Eso fue en 1964 y en ese momento él recordó un boceto que había hecho cuatro años antes, le pasó el dibujo al ingeniero Bill English y empezaron a construir las piezas del dispositivo al que sin saber bien por qué terminaron llamando “mouse”.

Tras algunos acontecimientos, el trabajo desarrollado terminó en el Palo Alto Research Center, Parc, de Xerox. El dispositivo de Engelbart y English no despertaba mayor entusiasmo, pero en 1979 Steve Jobs vio cómo funcionaban el ratón y la interfaz gráfica de ventanas y adquirió los derechos para Macintosh que fue, finalmente, la marca con la que el ratón –rediseñado- se dio a conocer en el mundo.

Engelbart no obtuvo el reconocimiento económico que merecía su invento: apenas le tocaron 10 mil dólares. Obtuvo, sí, algunas distinciones por sus aportes y durante mucho tiempo siguió trabajando como asesor y también apoyando un proyecto de código abierto para generar herramientas de información de uso libre y colectivo. El 2 de julio de 2013 murió a los 88 años.

En una entrevista de octubre de 2002 con el diario argentino La Nación, declaró lo siguiente: “Y no me preocupa que la gente me identifique en principio como el inventor del mouse, siempre y cuando no crean que fue lo más importante que hice. Es como si yo hubiera armado el primer auto y ellos se fijaran en el limpiaparabrisas. Hay otras cosas, para mí es más importante pensar que ayudé a que la gente pueda hacer más cosas, que tenga más herramientas para expresarse y conectarse con el mundo”.

 

– Vea a continuación la entrevista de Moisés Naím con David Kelley, quien diseñó el mouse para Apple –

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.