MENU

El laboratorio de los prejuicios raciales

La Oficina de Registro de Eugenesia abrió sus puertas en 1910 y fue el primer laboratorio de su tipo en Estados Unidos: su meta era lograr mejores ciudadanos aplicando rudimentarios criterios sobre genética. Era un asunto de avanzada: el Instituto Carnegie y la familia Rockefeller se contaron entre sus mecenas. Y ya en los años veinte la pseudociencia que allí se desarrollaba tenía repercusiones en el Congreso y sustentaba normas de esterilización de personas y barreras selectivas contra inmigrantes. Ahora una exposición saca a la luz este pasado oscuro. La información en The New York Times

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.