MENU

El asesino que no mató a nadie

Tenía 16 años, estudiaba, nunca había tenido problemas con la ley. Un día de 2012 compartía con unos amigos: fumaron un poco de hierba, hablaron del dinero que no poseían. Y se les ocurrió una mala idea: ahora Blake Layman enfrenta una pena de 55 años de prisión de acuerdo al criterio legal de “homicidio doloso” en Estados Unidos. Pero Layman no mató a nadie. Ni disparó. Ni siquiera tenía un arma ese día en que entraron a robar en una vivienda que parecía vacía. Su historia en The Guardian

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.