MENU

Ébola: Argentina da una esperanza

Fue una estrategia que se utilizó en 1971. Para entonces, el doctor Julio Maiztegui investigaba cómo contener a la llamada “fiebre hemorrágica argentina” –o “mal de los rastrojos”- y ese año demostró que podía reducirse la mortalidad si se aplicaba a los pacientes plasma de personas que habían sobrevivido a la enfermedad. El protocolo de este plasma autoinmune fue compartido con la Organización Mundial de la Salud y se adaptó para empezar ahora a enfrentar al brote de Ébola. La enfermera española Teresa Romero recibió el tratamiento. Detalles en La Nación

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.