MENU

Dick Cheney como Pinocho

Hace años que el ex vicepresidente estadounidense jura que el gobierno no torturó a nadie durante la guerra contra el terrorismo. Y ahora, cuando el informe del Senado, le desmiente, él insiste: eso no es tortura. Su negación se desglosa en seis pasos: la tortura se la han aplicado a los estadounidenses, no al revés; existe una especie de “tortura legal”; mentir y mentir cuando haga falta; el reporte del Senado es una cosa partidista; lo que cuenta es la tortura extrema; pero nada es tortura si funciona para prevenir ataques. Un análisis en New York Magazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.