MENU

Diagnosticando a Obama

obama

Por Moisés Naím

En Estados Unidos los consensos políticos están en peligro de extinción. No hay acuerdos sobre casi nada. Excepto una cosa: la culpa es de Barack Obama. El presidente es percibido como el responsable de la mala situación económica, de la agudización de la desigualdad económica, o de que los Vladímir Putin y los Bachar el Asad del mundo estén envalentonados, ya que han descubierto que pueden hacer casi lo que sea sin que EE UU les dé una lección que les enseñe a ellos y al resto del planeta que con una superpotencia no se juega.

La lista de culpas que se le achacan a Obama es larga y diversa. Obama ha logrado incluso algo que parecía imposible: que demócratas y republicanos estén de acuerdo. Ambos bandos piensan que él es responsable de los resultados de las recientes elecciones legislativas de mitad de mandato. Los republicanos obtuvieron una victoria que no se veía desde 1931. Algunos líderes del Partido Demócrata y muchos de los candidatos derrotados en estos comicios han dicho públicamente que la Casa Blanca tiene mucha culpa de la paliza electoral que recibieron. Los republicanos no pueden estar más de acuerdo.

¿Qué le pasó a Obama? ¿Cómo puede ser que un líder que llegó a la presidencia generando tantas esperanzas y con tanto apoyo dentro y fuera de su país, tenga hoy una imagen tan mala?

Según encuestas hechas a la salida de los centros electorales, el 60% de quienes votaron esta semana en EE UU albergan sentimientos negativos hacia su Gobierno. Las razones que se ofrecen para explicar por qué Barack Obama no ha tenido el desempeño que se esperaba de él son tan variadas como las críticas que se hacen a su gestión.

Las explicaciones de las fallas y limitaciones de Obama más comúnmente ofrecidas por críticos y comentaristas se pueden agrupar en cuatro categorías.

Inexperiencia. “Su meteórica carrera no le dio oportunidad para prepararse para la presidencia. Obama pasó de joven líder comunitario en los barrios pobres de Chicago a la política local y de allí rápidamente al Senado de EE UU para, solo tres años después, ser candidato a la presidencia y llegar a la Casa Blanca”. Sus críticos lo acusan de ser mal político, de no saber cómo crear alianzas y lograr los necesarios compromisos con sus opositores. También lo acusan de ser mal gerente y manejar la presidencia de una manera perniciosamente centralizada.

Personalidad. “Obama es un intelectual, un introvertido, tiene un temperamento distante que le hace difícil conectarse eficazmente con sus colaboradores, con los políticos de su partido u otros líderes internacionales con los que debe trabajar y mucho menos con sus opositores, a quienes desdeña”. Una versión extrema de esta crítica es que Obama sufre de problemas psicológicos que lo desmotivan y minan su efectividad.

Ideología. El presidente es un ideólogo empeñado en imponerle al país una agenda que choca con las preferencias de la mayoría de la población. Obama es estatista, aislacionista y dispendioso. Prefiere al sector público más que al privado y sus políticas tienden a agrandar el tamaño del Estado. Sus ambiciones internacionales son tímidas, reticentes. Obama siente que sus Fuerzas Armadas solo deben intervenir en los conflictos internacionales que afectan directamente a los intereses de EE UU. Además, dicen sus críticos, “el gasto público se ha disparado bajo su presidencia”.

Antiamericanismo. “Barack Obama realmente nació en Kenia, es secretamente musulmán y su ascenso a la Casa Blanca forma parte de una exitosa conspiración de los enemigos de EE UU para debilitar al país”. Esta variante de las críticas al presidente puede parecer extravagante, exagerada y hasta delirante. Sin embargo, es sorprendente cómo aún sigue fuertemente arraigada en los círculos más extremos de la oposición, en muchos casos muy cargada de velados —o no tan velados— tintes racistas. Desde esta perspectiva, los presuntos errores, defectos, omisiones o limitaciones de la gestión de Obama en la Casa Blanca son deliberados.

Yo no comparto ninguna de estas críticas. Si bien es obvio que el presidente Obama y su equipo han cometido errores, sostengo que muchas de las críticas honestas (las que no obedecen a intereses partidistas, económicos, ideológicos o a reacciones irracionales) se basan en suposiciones que exageran el poder que tiene el presidente de Estados Unidos hoy en día, quienquiera que sea. Creo que hay sobradas evidencias de que actualmente Washington tiene más restricciones que nunca para moldear la realidad dentro y fuera de sus fronteras. También creo que algo parecido les pasa a todos los demás Gobiernos del mundo. El problema no es Obama.

Twitter @moisesnaim

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.