MENU

Desigualdad

Un fascinante experimento con monos demuestra que la indignación ante un trato injusto o desigual no es un sentimiento exclusivamente humano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.