MENU

Daniel Ariely: “Engañar es contagioso”

Loading the player ...

Su objetivo es entender la irracionalidad y encontrar mecanismos para controlarla. Daniel Ariely es un respetado y muy celebrado experto en neurociencia y en el estudio del comportamiento humano. Un accidente le produjo quemaduras en 70% del cuerpo, pero el dolor no pudo contra su voluntad. Lo que vivió durante su rehabilitación le llevó a escribir su primer libro: Las trampas del deseo, en el que orienta sobre cómo manejar los impulsos irracionales: esos que nos llevan a tomar decisiones erradas.

Ariely es profesor de Piscología y Economía del Comportamiento en la Universidad de Duke, Carolina del Norte, es conferencista y articulista de The Wall Street Journal y ha seguido escribiendo. Su libro más reciente es La (honesta) verdad sobre la deshonestidad y en esta entrevista con Moisés Naím dijo cosas como las siguientes:

“Existe un sesgo a pensar en corto plazo. Por ejemplo, una persona que piense ‘un cigarrillo no va a matarme y me da un placer momentáneo’ y se fuma miles de cigarrillos”.

“Cuando hacemos nuestros experimentos la gente consistentemente hace un poco de trampa. En todas partes del mundo por igual. Esto habla de la habilidad del ser humano para mentir un poco y aún así sentirse bien consigo mismo”.

“La cultura cambia nuestra tolerancia al engaño en dimensiones particulares. Por ejemplo, casi todos los jóvenes piensan que está bien descargar material ilegalmente de Internet. ¿Eso significa que estos jóvenes hacen más trampa en todo lo demás? No. Pero justo en la dimensión de la Internet no les preocupa hacer trampa”.

“La corrupción ocurre cuando un sistema lo permite. Es el caso de alguien que soborna a un policía y piensa: esto no es un dilema moral, todos los demás lo están haciendo. Es como se hacen las cosas aquí”.

“Engañar es contagioso: si vemos gente haciendo trampa en nuestro círculo social cada vez lo encontraremos más aceptable”.

“Las personas están dispuestas a tolerar más deshonestidad de los políticos, pero no de todos los políticos, solo de aquellos que pertenecen al bando político que las personas apoyan”.

“Algunas veces mentir es muy útil en el entorno social. Un poco de deshonestidad puede servir como lubricante social. El problema viene en el mundo de los negocios o en política. Allí no estamos dispuestos a tolerar la deshonestidad porque trae serias repercusiones negativas”.

“Cuando mentimos para ayudar a gente a quien valoramos el conflicto mental desaparece”.

“Si pensáramos a largo plazo, mentiríamos menos”.

“La vigilancia externa tiene también un efecto interno: nos hace evaluarnos a nosotros mismos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.