MENU

Cruzadas por el voto

Loading the player ...

En Río de Janeiro, ciudad conocida  mundialmente por ser capital de la fiesta, el obispo de una iglesia evangélica declarada en contra del famoso Carnaval, fue electo alcalde. El conservador Marcelo Crivella ha recortado el presupuesto de este y otros eventos de la ciudad como la fiesta del orgullo gay. Sus críticos lo acusan de utilizar la alcaldía para imponer sus creencias religiosas… Pero el inesperado triunfo de Crivella no es un caso único en la región. De Costa Rica a Colombia, los grupos religiosos conservadores están ganando terreno y transformando la política latinoamericana.

Previous post:
Next Post:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.