MENU

Así es el mercenario moderno

Loading the player ...

Hay que gente que asume la guerra como un estilo de vida. Como un oficio. Incluso si se trata de guerras ajenas en las que participa a cambio de dinero. Sean McFate es uno de ellos: decidió explotar en el sector privado sus conocimientos de las artes militares, formó parte del equipo de una de las empresas de mercenarios más importantes, actuó como mediador en conflictos de naciones africanas y hoy es un destacado asesor en seguridad y política internacional. Es autor del libro The Modern Mercenary, un trabajo sorprendente acerca de los ejércitos privados y lo que representan para el orden mundial. Esta es su conversación con Moisés Naím.

“Cuando Estados Unidos fue a la guerra con Irak y Afganistán pensaba que estas guerras iban a durar algunas semanas, quizás meses, nunca imaginaron que iban a durar 10 años. Como el ejército estadounidense es totalmente voluntario no alcanzaban a reclutar a suficientes voluntarios para llenar los puestos”.

“El 50% de las fuerzas armadas estadounidenses en Irak y Afganistán eran contratistas. Ellos tienen familias. Cuando se lastiman y vuelven a casa no volvemos a saber de ellos. Es prácticamente gente invisible”.

“Nigeria está utilizando alrededor de 100 contratistas privados extranjeros para derrocar a Boko Haram”.

“En el 2008 estaba ocurriendo un genocidio en Darfur, en el Este de Sudán, y la actriz Mia Farrow estaba considerando contratar a Blackwater para que emprendieran una intervención humanitaria”.

“Creo que la industria hace algunas cosas buenas. Por ejemplo, puede operar mejor y más barato que los ejércitos nacionales”.

“El riesgo es que cualquier persona que tenga el dinero y quiera iniciar una guerra puede hacerlo, por la razón que quiera”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.