MENU

A punto de perder al kilogramo fundamental

En una bóveda de acceso restringido en la ciudad de París reposa una pieza a la que se le podría identificar como el kilogramo fundacional: un cilindro de platino e iridio que ha definido la unidad de masa durante 125 años. Es la garantía de lo que realmente es un kilogramo y ahora está en peligro de terminar inservible. Contra él se comparan las otras piezas que respaldan esta unidad de medida porque se supone que nunca iba a perder masa. Se trata de una extraña tragedia y un reto para la comunidad científica guardiana de este tesoro. También es una historia muy curiosa, contada en la revista Intelligent Life

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de usuario * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.